5 razones para usar tubería de aluminio en una red de aire comprimido

Comúnmente se pueden emplear distintos materiales para las tuberías de aire comprimido como pueden ser al acero al carbón, bronce, PVC, acero inoxidable, entre otros.

Sin embargo, en los últimos años la mayoría de empresas, despachos de ingeniería y contratistas han optado por las tuberías de aluminio. Aquí te dejamos 5 razones para usar tubería de aluminio.

Ahorro de energía

Las caídas de presión en la red obligan a elevar su consumo de corriente, temperatura y energía eléctrica para generar la presión necesaria en el cuarto de compresores.

Dentro de las causas que generan las caídas de presión están:
Corrosión y rugosidad en las paredes internas
Diámetros reducidos o inadecuados
Diseño ineficiente de la tubería

La tubería de aluminio  utiliza superficies lisas y conectores libres de restricciones, reduciendo al  máximo las caídas de presión.

Bajos costos de instalación

El aluminio al ser un material muy ligero la cantidad de personal requerido para su instalación se reduce al mínimo a diferencia del acero al carbón o bronce. De igual manera tampoco se requiere herramienta especializada para la instalación ni líquidos que deban eliminarse posteriormente de las tubería antes de empezar a usar los sistemas.

Otro de los beneficios es que no es necesario mano de obra calificada para su instalación, por lo que los costos disminuyen considerablemente en este rubro.

 

Reducción de fugas

Se estima que entre el 8 % y el 10 % del aire comprimido de un sistema se escapa debido a fugas en las conexiones de rosca. Esto aumenta y prolonga el ciclo de trabajo que deben hacer los compresores, lo que eleva los costes de energía eléctrica.

Cero corrosión y mayor calidad.

A diferencia del acero al carbón, las tuberías de aluminio no se corroen. El aire comprimido proporcionado por un sistema construido con tuberías de aluminio es
mucho más limpio que el aire que ofrece un sistema de tuberías de acero. Además, el PVC con el tiempo se vuelve quebradizo.

Menores tiempos de instalación

Al ser el aluminio un material ligero, su manipulación se vuelve más liviana, se estima que conlleva un 40% del tiempo que toma instalar una tubería de acero convencional. De igual manera, las modificaciones y ampliaciones que suelen realizarse se ejecutan en menor tiempo gracias a su rápido ensamble y desensamble.